La Boris
La Boris es una mujer trans afrodescendiente que ha tenido que vivir el rechazo de sus familiares, de sus compañeros de escuela, del barrio en donde nació y de todo un país.
Compartir en:

Hay mujeres que van de batalla en batalla

Hay mujeres que reciben golpes e insultos 

Hay mujeres que caminan erguidas, sonrientes y con esperanzas de un futuro mejor.

 

La Boris es una mujer trans afrodescendiente que ha tenido que vivir el rechazo de sus familiares, de sus compañeros de escuela, del barrio en donde nació y de todo un país que no acepta la diversidad y que oprime a quien tenga el valor de seguir hacia adelante a pesar de las humillaciones.

 

La Boris nació en La ciudad de Santo Domingo el 30 de diciembre del año 1977. Es la hija menor del Sr. Pedro De La Cruz y la Sra. Victoriana Tolentino.

 

Desde niña se sintió identificada con la ropa y los juguetes de su hermana mayor, tanto así que cuando sus padres no estaban cerca, se ponía las faldas y vestidos de su hermana y jugaba a ser un ama de casa.

 

Durante uno de sus juegos fue encontrada por su padre quien la golpeó con una correa y la castigo poniéndola de rodillas sobre un guayo y repitiéndole que ella no era una mujer.

 

Fue muy devastador para la pequeña Boris saber que su forma de ser estaba mal ante los ojos de su padre, pero aun así continúo jugando a escondidas y siempre se sintió igual a su madre y a su hermana.

 

Realizó los estudios primarios en la Escuela Republica de Honduras.

Al llegar al bachillerato fue inscrita en la Escuela República del Perú, mas no pudo continuar sus estudios debido a que se canso de las burlas recibidas por sus compañeros de estudios quienes le boceaban obscenidades y en ocasiones hasta le propinaban maltratos físicos.

La Boris recuerda con tristeza esos años de estudios ya que no encontró un profesor o un adulto quien la defendiera y la apoyara en esos momentos difíciles.

 

Al cumplir los 18 años de edad tuvo una fuerte discusión con su padre debido a su identidad sexual y de género, y enojada se fue de la casa. Al pasar varias semanas volvió vestida de mujer y al verla tan decidida y valiente sus padres terminaron aceptándola.

La Boris logro el respeto de su familia, mas no el de la sociedad.

 

Luego de buscar empleo en varios lugares y en todos recibir una brutal discriminación, esta mujer tuvo que dedicarse al trabajo sexual. En un principio le dolía en gran manera ejercer este trabajo debido a que le generaba aún más discriminación de la que ya tenia por ser una mujer trans y negra, pero pasado el tiempo se ha acostumbrado y no imagina su vida fuera del trabajo sexual.

 

“Vivir en este país y ser diferente es un infierno” señala La Boris quien debido a estos maltratos ha sufrido de depresión y ha caído varias veces en el consumo excesivo de drogas.

 

“He sido discriminada por mi color de piel, por mi identidad y por mi trabajo, en hospitales, en centros comerciales y hasta en iglesias a las cuales he asistido buscando paz” expresa La Boris con tristeza en los ojos.

 

Incluso la policía que se supone debería ofrecer protección, se ha convertido en un opresor más. Varias veces la policía ha maltratado a esta mujer verbal y físicamente por ser trans y trabajadora sexual.

 

La Boris anhela y lucha por que llegue el día en que se apruebe una Ley de Identidad de Género. Confía en que pronto en su cédula dirá La Boris De la cruz Tolentino, en lugar del nombre que tantos dolores le ha causado: Jesús.

 

La Boris recibió este nombre debido a que su padre era conocido como El Boris. Actualmente vive con su madre ya que su padre murió hace varios años, más le da paz saber que su padre murió sabiendo que ella es una mujer valiente y segura de su identidad.

 

Es parte del voluntariado activo de TRANSSA; aquí aporta, aprende, ayuda y motiva a otras mujeres trans a seguir adelante, ha participado en documentales de la institución, como “Media Luna”, entre otros y fue parte del elenco del montaje Monologos Trans realizado a finales del 2019 en el marco de la campaña Libres e Iguales de Naciones Unidas.

 

“Siempre me he sentido mujer y siempre seré Mujer” expresa con orgullo y con valentía.

 

Esta es parte de la historia de vida de una mujer que, a pesar de las luchas continua de pie, que a pesar de los golpes se siente ganadora y que, a pesar de las injusticias, continúa soñando con un mundo mejor para todos.

 

Frase de batalla: Vivir mi vida como soy.

 

Hobbies: Bailar, imitar a mis cantantes favoritas.

 

Meta: Terminar los estudios secundarios, dejar completamente las drogas.

 

Visión de  misma: Me veo estudiando en la universidad y luchando por la comunidad Trans.

 

Consejo para la Comunidad Trans: Nos hemos empoderado y debemos seguir luchando y si nos atacan, nos debemos empoderar más.

 

Consejo para la sociedad en general: No nos miren con maldad ya que todos somos seres humanos.

Compartir en:

% Comentarios (1)

Leí está historia y se me aguaron los ojos Aver que ella es una mujer valiente. Pero lamentablemente vivimos en país machista y discriminatorio. Ella es digna de admiración y avece nos enfocamos en color de piel generó y no vemos el gran corazón que hay dentro de ese ser humano . Sólo pido a Dios que todo esto se resuerba y siga marchando con pies de esperanza y alivio.

Dejar un comentario