Jessica Paula Cuevas (La mambosa)
Compartir en:

Todo aquel que conoce a Jessica Paula Cuevas coincide al definirla como una mujer valiente, trabajadora, honesta y sin pelos en la lengua a la hora de dar su opinión.

Pocos seres humanos son tan congruentes como ella. Las cosas que dice siempre van de la mano de las cosas que hace.

En las reuniones y en los talleres organizados por TRANSSA-Trans Siempre Amigas, Jessica es una de las mas aplicadas, siempre muestra un marcado interés por aprender y por que sus compañeras también aprendan.

Jessica Paula Cuevas nació el 5 de junio de 1983 en la ciudad de Santo Domingo, Capital de la República Dominicana. Es hija de la Sra. Marilyn Mercedes Cuevas Pimentel y el Sr. Alvin Fernando Paula. Tiene tres hermanos (dos varones y una hembra).

Desde temprana edad se sintió diferente a sus hermanos varones, siempre prefirió la compañía de su hermana, disfrutaba quedarse en casa jugando con las muñecas en lugar de salir con sus hermanos varones. Siempre prefirió estar tranquila en la casa ayudando a su madre en la cocina.

Debido a este comportamiento que las sociedades machistas relacionan con lo femenino, Jessica recibía el maltrato tanto de su padre como de sus dos hermanos. Cada vez que su padre la encontraba jugando con muñecas o ayudando a su madre en la cocina  la golpeaba.

La pequeña Jessica no entendía el porque de las prohibiciones y los golpes. Desde la infancia sintió que su padre la odiaba y ella no sabia la razón.

Al iniciar la vida escolar, Jessica se dió cuenta que el maltrato y las burlas iban más allá del hogar. Los compañeros del aula al igual que sus hermanos se burlaban de ella, y los profesores al igual que su padre le decían que debía comportarse como un varón, no como una hembra. Por esta razón dejó de asistir a la escuela.

Por varias semanas salió de su casa fingiendo que iba a la escuela y se quedaba dando vueltas en la calle hasta que dieran la hora de volver a la casa. Estaba cansada de la discriminación que allí sufría.

Penosamente para Jessica, cuando estaba en la casa la situación era similar a cuando estaba en la escuela: sus hermanos y su padre nunca la dejaban tranquila. Los golpes y las burlas eran constantes.

Al cumplir los 14 años de edad decidió huir de la casa.

Siendo menor de edad empezó a ejercer el trabajo sexual y a consumir drogas a solicitud de los clientes.

Durante el día, Jessica dormía, y en las noches salia vestida de mujer. A pesar de los peligros de la calle, Jessica se sentía feliz ya que podía ser ella misma sin tener que escuchar las burlas de la escuela, ni los maltratos de su padre.

En esa época conoció a Kimberly Marimar Sodi, una mujer trans que al igual que ella tuvo que abandonar el hogar debido a los maltratos de sus familiares.

Jessica y Kimberly se hicieron grandes amigas, una se convirtió en el apoyo de la otra, con el dinero que fueron ahorrando del trabajo sexual decidieron alquilar un lugar para vivir juntas.

 El tiempo fue pasando y ambas jóvenes se convirtieron en mujeres adultas.

La noche del miércoles 29 de octubre del año 2014 ocurrió un evento que marcó la vida de Jessica para siempre: Su amiga y hermana Kimberly Sodi fue asesinada en un hotel de la Avenida Las Américas.

Jessica fue una de las últimas personas en ver con vida a Kimberly Sodi. Esa noche mientras ambas ejercían el trabajo sexual, Jessica la vio irse con un cliente, sin sospechar que esa sería la última vez.

A pesar del miedo y de los consejos que otras mujeres trans trabajadoras sexuales le dieron de no testificar, Jessica acudió a la policía e informó todo lo que sabía. Gracias a su Valentía, el asesino fue capturado y condenado a 20 años de prisión.

Apesar de que el asesino de su amiga estaba preso, Jessica no lograba encontrar consuelo y se pasó varios días encerrada en su casa.

Preocupada, la madre de Jessica la convenció de que se mudara en una pequeña habitación que esta tenia para el alquiler. Luego de mucho pensarlo, Jessica decidió mudarse cerca de su madre quien llevaba varios años viviendo sola ya que al poco tiempo de Jessica huir de la casa, su padre se fue con otra mujer.

Con ayuda de su madre y de su abuela, Jessica fue recuperándose de la perdida de su gran amiga. Su abuela le enseñó el trabajo de rezadora y Jessica se convirtió en una de las rezadoras más conocidas de la zona. Empezó a ser contratada para celebrar fiestas de San Miguel, a rezar en nueve días y orasantas especiales.

Jessica dice que su amiga Kimberly se ha convertido en su ángel de la guarda y la recuerda como una de las mujeres mas bella que ha visto.

Pasado el tiempo su abuela enfermo y Jessica la cuido hasta su muerte.

La relación con su madre cada día es mas fuerte. Su madre le apodó “La mambosa’’ debido a la alegría y la resilencia que caracterizan a Jessica.

Todos los que la conocen le llaman Jessica La Mambosa.

Apesar de ser una mujer valiente y fuerte, Jessica no es inmune a la discriminación que recibe en centros de servicios médicos, en bancos y centros comerciales.

Actualmente es una de las usuarias de los servicios que son ofrecidos en TRANSSA-Trans Siempre Amigas, y lucha para que sea aprobada una ley de identidad de género y así contribuir a que la discriminación y la estigmatizacion dejen de estar normalizadas en este país.

Jessica Paula Cuevas, conocida como la Mambosa, es una mujer trans negra, trabajadora y valiente, una mujer que a pesar de los golpes y las perdidas se mantiene de pie y lucha día a día por que sus derechos les sean garantizados.

 

 Frase de batalla: !No te detengas!

Consejo a las personas trans: Que seamos humildes, que seamos unidas

Consejo a la sociedad en general: Que nos respetemos los uno a los otros.

Consejo a una persona usuaria de droga: Que poco a poco se pueden reducir los daños.

Una meta: Poder terminar la escuela y estudiar médicina

Compartir en:

Dejar un comentario

error: Contenido Protegido!!